El artículo científico generalmente se define como el medio preferido por el cual se

comunica un progreso científico a una comunidad específica.

Comunicar, en un sentido amplio, significa difundir o intercambiar algo de lo que se tiene

conocimiento, entre dos o más sujetos diferentes. Esto está asociado al hecho de compartir

conocimiento, información e ideas a través de diferentes estrategias.

Escribir un artículo científico debe seguir normas bastante estrictas. Estos estándares

brindan protección y ayudan al autor a crear un texto claro. Muchas de estas pautas también

se aplican a la redacción de un trabajo de investigación. Aunque una estructura bien

establecida puede parecer limitante, es esencial para que el lector comprenda el desarrollo

intelectual y conceptual del autor.

En el contexto académico, los artículos científicos constituyen una oportunidad para

compartir, lo que se sabe y validar colectivamente los nuevos conocimientos generados a

partir tanto de actividades de investigación como de la propia práctica asistencial.

Así resulta indispensable que los integrantes del equipo de salud cuenten con herramientas

que contribuyan a lograr un proceso de comunicación eficaz.